Yin Yoga



El Yin Yoga es un estilo de Yoga relativamente nuevo. Fue creado en las décadas de 1970 y 1980 como una combinación entre el yoga moderno practicado en Occidente, el taoísmo y la medicina tradicional China.

Trabaja sobre los conceptos del Yin y el Yang, el taoísmo, y la medicina tradicional China.

El concepto del Yin y el Yang es usado para representar o referirse a la dualidad, que esta filosofía atribuye a todo lo existente en el universo. Describe las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es el principio femenino, la tierra, la oscuridad, la pasividad y la absorción. El yang es el principio masculino, el sol, la luz, la actividad y la penetración.

El taoísmo es una tradición filosófica originaria de China, que se enfoca en vivir en armonía con el tao, es decir, la armonía inherente a la naturaleza.

La medicina tradicional China se basa en la idea de que la enfermedad es consecuencia del flujo inadecuado de Chi (fuerza vital que viaja por los meridianos). Para encontrar este equilibrio se utilizan diversos métodos como hierbas medicinales, acupuntura, masajes, ejercicios, meditación, etcétera.

Pensando en la aplicación de estos conceptos en la vida moderna, los creadores del Yin Yoga se dieron cuenta de que los seres humanos y las sociedades de la actualidad tienen un desbalance crónico de energía. En general la energía Yang esta desbordada y la energía Yin esta marginada.

Por lo tanto siempre estamos cansados, nos sentimos sobre exigidos, el estrés se adueña de nuestras vidas, tenemos la sensación constante de escases y malestar, somos poco compasivos, empáticos y cariñosos, nos enfermamos fácilmente y aún la medicina moderna no logra sanarnos, en muchos casos.

El Yin Yoga busca corregir este desequilibrio al promover las cualidades Yin de la práctica, al trabajar los tejidos Yin del cuerpo y estimular el flujo de energía Chi a través de los meridianos.

A primera vista, la práctica de Yin Yoga pude parecer muy similar a la práctica de otros estilos de Yoga. Aunque lo que lo hace diferente a otros estilos es la forma en cómo se practica. Las clases son muy lentas y tranquilas. Las posturas se sostienen por varios minutos. Durante las posturas se busca que no haya activación muscular. Al entrar a la postura, el practicante busca soltar y relajar.

El Yin Yoga posee tres principios básicos, para practicar este estilo, que son: encontrar el límite, encontrar la quietud y sostener la postura.

Encontrar el límite, a simple vista suena exigente, pero no es así. Se trata de poder escuchar el cuerpo y trabajar con él. Sentir que está haciendo, pero no exigiendo. No se busca nada dramático ni intenso. El límite incluso va cambiando durante una misma postura, ya que la permanencia hace que el cuerpo se acostumbre y haya que desarrollar un nuevo límite.

Encontrar la quietud, una vez que encontramos el limite, el siguiente paso es encontrar la quietud. El verdadero trabajo de una práctica Yin ocurre cuando estamos inmóviles. En el plano metal, encontrar quietud significa reducir la actividad mental. La respiración es el camino más directo para encontrar la calma. En el plano físico significa que los músculos no están activos.

Sostener la postura, no será fácil. La magia del Yin Yoga ocurre cuando permanecemos en las posturas. Si estamos muy cómodos significa que no encontramos el límite. Las posturas en Yin Yoga se mantienen a partir de un minuto en adelante. También dependerá de la postura, hay posturas que implican un reto mayor que las otras.

Beneficios

Mejora la salud de las articulaciones y los tejidos conectivos.

Mayor rango de movimiento, que a su vez mejora la postura, ayuda a aliviar dolores crónicos y aumenta la capacidad del cuerpo de moverse libremente. Prepara el cuerpo para la meditación.

Activa el sistema nervioso parasimpático, lo que promueve el descanso, la sanación y la relajación.

Ayuda a desarrollar conciencia corporal.

Mejora la respuesta del sistema inmune.

Genera un balance a los practicantes de otros estilos de Yoga o deportistas.

Mejora el funcionamiento de los órganos.

Desarrolla la paciencia, aceptación, tolerancia, desapego, amor propio, tranquilidad, presencia y atención, paz interior, intuición y mejores relaciones personales.

El mejor horario para la práctica de Yin Yoga es por la mañana temprano al levantarse, ya que el cuerpo después de las horas de sueño esta más relajado y por lo tanto los tejidos Yin del cuerpo estan ideales para la práctica.

Te invito a practicar Yin Yoga en mi escuela

Horario viernes 8 horas

30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo